La Nube es una solución práctica y efectiva para particulares y empresas para almacenar, gestionar datos y aplicaciones desde cualquier parte del mundo.

Internet y las nuevas tecnologías de la información no han llegado para revolucionar, únicamente, las formas en que nos comunicamos y entretenemos, también están cambiando la manera cómo desarrollamos nuestro trabajo. Una gran muestra de esto son los “Clouds” que facilitan a millones de personas el poder acceder a documentos personales como laborales, tan solo necesitando una conexión a red desde cualquier parte del mundo.

¿Qué es una Cloud?

Cloud es, básicamente, lo que conocemos en castellano como la “nube”, un término que sirve para describir una “red mundial de servidores”, los cuales cumplen funciones muy específicas.

La Cloud o nube no tiene una forma física, pues pertenece a una enorme red de servidores conectados en todo el mundo, los cuales funcionan como un solo ecosistema. Su función no es otra que almacenar y administrador datos, entregar servicios, contenidos, así como ejecutar aplicaciones, entre otras propiedades

El gran aporte de la nube es acceder a diversa información, ya no desde un ordenador personal, sino a través de la red desde cualquier dispositivo con conexión a Internet. Esto hace que la información este al alcance de la mano cuando se la necesite.

Para conocer un poco más de dónde se origina el término Cloud para denominar a las nubes de almacenamiento, es preciso remontarnos a mediados de lo años sesentas del siglo pasado, cuando Joseph Carl Robnett Licklider lo acuñó gracias a una peculiar visión del mundo que tenía en ese entonces.

Resulta Robentt Licklider soñaba con que todos los habitantes del planeta pudieran acceder a programas y datos desde cualquier lugar.

Sin embargo, algunos historiadores de la computación sindican a John McCarthy como el padrino de este término, dado que él fue primero el postular a esta rama de la informática como algo de acceso público.

Sea como fuere, lo cierto es que el Cloud computing no pudo comenzar a gestarse recién hasta finales de los años noventas y más aún con la difusión masiva del uso de Internet y la consecuente llegada de tecnologías de banda ancha que hicieron posible el desarrollo y optimización de la nube.

¿Tipos de nube?

El desarrollo de Internet y la llegada de la banda ancha promovieron la realización y perfeccionamiento de la Cloud, dando aparición a diversos tipos que responden a públicos y necesidades específicas.

En ese sentido, podemos destacar cuatro tipos de Clouds: la nube pública, la nube privada, la nube híbrida y la nube comunitaria.

La nube pública

Se basa en que el proveedor del Cloud comparte los recursos de esta de manera abierta a todas las entidades o personas particulares que lo deseen utilizar. Ejemplo claro de esto son Google Engine, Azure de Microsoft o Amazon.

La nube privada

Por su parte, las Cloud privadas consisten en que el proveedor del servicio implementa y administra el sistema para una entidad determinada. Por lo general, las empresas o instituciones estatales que requieren de estas medidas son aquellas que necesitan concentrar en un solo lado todos sus recursos.

La nube híbrida

Este tipo de Cloud recoge aspectos tanto de la pública como de la privada. Este modelo tiene mucho potencial de crecimiento en el mediano plazo. Un buen ejemplo de nube mixta lo ofrece Openstack.

La nube comunitaria

La Cloud comunitaria se caracteriza por ser una red que tan solo comparte recursos entre instituciones con objetivos similares. Estas son gestionadas por las propias organizaciones o por terceros. El ejemplo más claro de esto son los organismos del Estado.

Modalidades de Cloud

Pero, para las organizaciones que brindan servicios de nube, existen una serie de ofertas que están amoldadas de acuerdo a necesidades particulares de cada cliente, entre los cuales destacan tres.

Plataforma como Servicio (PaaS)>

La PaaS es un servicio de Cloud que facilita la construcción de aplicaciones, tales como entornos de programación, base de datos, servicios de inteligencia empresarial, entre oros.

La PaaS tiene entre sus ventajas: reducir el tiempo de programación, aumenta la funcionabilidad de desarrollo sin necesidad de agregar personal, desarrolla plataformas con facilidad, usa herramientas a un precio accesible, administra eficientemente el ciclo de vida de las aplicaciones.

Infraestructura como Servicio (IaaS)

En las IaaS, el usuario se encarga de construir las aplicaciones que necesita, ya que el proveedor solo ofrece capacidad de almacenamiento.

Los recursos que ofrece la IaaS son de forma separada, tan solo se requiere alquilar un servicio en particular durante el tiempo que el cliente lo requiera. Un ejemplo de este tipo de negocio es Azure de Microsoft.

Entre las ventajas de la IaaS destacan el reducir los costos, permite a las organizaciones dedicarse a una actividad en particular, no necesita actualizar el software ni hardware porque el proveedor garantiza que la infraestructura sea confiable, ofrece mayor seguridad que otros servicios.

Software como Servicio (SaaS)

La SaaS son sistemas donde los usuarios se encuentran con todas las herramientas para implementar los procesos requeridos de la empresa.

El acceso a esta Cloud se da por medio de Internet. El ejemplo claro de esto son servicios como las herramientas de ofimática (tipo Microsoft Office 365), el correo electrónico y el calendario.

El modelo de negocio de las SaaS es el pago por uso. La conexión a la SaaS es a través de un explorador web.

Los datos de las aplicaciones, software y middleware son manejados y administrados por el proveedor del servicio.

Categorías: