Screenshot_2

¿Cómo lograr una exitosa migración a la nube?

Hoy en día, la tecnología nos permite almacenar los datos de la empresa, de una manera fácil y segura, a través de la nube. Sin embargo, esta migración de datos a la nube es muchas veces un procedimiento desconocido y nuevo para algunas empresas. 

Por ello, en Nova Cloud, al ser expertos en servicios en la nube, hemos resumido este procedimiento en 5 pasos imprescindibles que se deben seguir para que tu empresa realice una correcta implementación:

1) Evaluar el proyecto

Lo primero que se debe realizar es una verificación previa de los sistemas que tiene la empresa para decidir las opciones de servicios en la nube disponibles que más se ajusten a sus necesidades. Al tomar la decisión de migrar es importante que se realice una planificación de los objetivos que quieren realizar al momento de finalizar la migración.

2) Preparar el proceso de migración a Cloud 

Es importante asegurarse que todos los entornos estén listos para iniciar el proceso de migración, desde las personas que van a realizar el seguimiento del proceso, hasta la información y los datos seleccionados que se van a migrar.

3) Realizar pruebas de funcionamiento 

Para determinar la viabilidad de la migración se deben ejecutar proyectos de prueba que nos permitan identificar posibles errores y así corregirlos antes del proceso de migración. Además, las pruebas ayudan a que la empresa se familiarice con el sistema y obtenga los conocimientos necesarios al llegar el momento de la migración. 

4) Es momento de hacer la migración

Las migraciones deben realizarse con una IaaS (Infraestructura como servicio), de esa manera los servicios de las empresas serán muy similares al original (antes de la migración). Esto también nos permite ahorrar esfuerzos durante cambios importantes en los sistemas que puedan condicionar la operación de la empresa. ¡Queda todo listo para subir a la nube!

5) Migración finalizada ¡Ya estamos en la nube!

Ya finalizada la migración a la nube, es importante asignar las tareas administrativas en Cloud permitiendo a los usuarios seguir su camino con este nuevo sistema. Para ayudarlos en este nuevo entorno.

Asimismo, este sistema Cloud permite a las empresas hacer una valoración de cuánto va a ir madurando la nueva plataforma, y con ello, decidir los servicios y aplicaciones que se pueden ir implementando en un corto o mediano plazo.

En Nova Cloud, tenemos un equipo de especialistas listos para ayudarte en este importante proceso de evolución digital de tu empresa.  

Migrar a la nube es más fácil con Nova Cloud.

blog003

Introducción al concepto de la nube y sus principales beneficios 

Hablar de ir a la nube se ha vuelto un tema de explotación y un cliché para cada reunión entre ingenieros y no ingenieros. Ir a la nube, con los grandes beneficios y retos que les trae a las empresas, debe posicionarnos en una ventana de continuo aprendizaje. ¿A qué nos referimos cuando hablamos de ir a la nube?

¿Qué es la computación en nube?

Tratemos de establecer un contexto para todo lector.

Según Wikipedia: «La computación en la nube (del inglés cloud computing),​ conocida también como servicios en la nube, informática en la nube, nube de cómputo, nube de conceptos o simplemente «la nube», es un paradigma que permite ofrecer servicios de computación a través de una red, que usualmente es Internet».

Al traducirlo para el no experto, significa que detrás de tu suscripción a Netflix o tu software CRM, existe una(s) computadora(s) más grande que la tuya que está encendida a la otra parte del mundo (o no) y te permite acceder a la información desde cualquier dispositivo con internet.

Entender lo básico del almacenamiento en nube nos ayuda a contextualizar su significado y sobre todo a dar el primer paso para entender cómo aportan valor a la continuidad de negocio de las empresas. En adelante, trataré de expandir más como la nube y otro tipo de tecnologías pueden y ya aportan valor a los modelos de negocios existentes y nuevos.

Principales beneficios de la nube

He leído acerca de beneficios de la nube pública y de cómo esta tecnología puede acelerar los negocios. Sin embargo, he encontrado pocos ejemplos que se aterricen a la realidad de la mayoría de empresas peruanas.

De acuerdo a la web de AWS (Amazon Web Services) los beneficios principales de la nube son 3. Tomo de referencia la web de AWS porque es el líder de IaaS (Infraestructura como Servicio) en el cuadrante mágico de Gartner.

Facilidad de Uso

Como todo en la vida, depende. Porque no todas las personas que manejan infraestructura tienen el perfil de trabajador que está en aprendizaje continuo o quizá la industria o directivos donde trabajan no valoran la tecnología como tal y su impacto en los negocios. De seguro, este punto es mucho más amplio como para explicarlo en pocas líneas.

Mi trabajo me lleva a reunirme diariamente con empresas de todo tamaño, rubro y cultura, donde veo que lo anterior, se cumple.

Flexible

En efecto, utilizar recursos en la nube bajo el modelo»pay as you go» es lo más flexible que existe. Sin embargo, lo que es una reducción de capex y que tu oferta de servicios computacionales haga match con la demanda de tus usuarios o aplicaciones, no siempre es bienvenido por áreas como contabilidad o finanzas que tienen años contratando servicios en base a un pago fijo «fix price».

Claro, todo es un reto. Parte de ello, es entender las distintas maneras de contratar servicios de IaaS en public cloud y cuál es el momento oportuno para hacerlo.

Rentable

Desde mi óptica, la inversión en iaas no es estrictamente rentable si nos sesgamos a medir la inversión de iaas vs la compra de un servidor físico.

Déjame explicarte, existen costos asociados a mantener un ambiente para que uno o varios servidores operen bajo estándares mínimos de disponibilidad y seguridad. Si medimos iaas con iaas, cualquier excel que le presentes a finanzas te dirá que compres una vps (virtual private server).

A medida que el negocio entienda los beneficios de agilidad y velocidad que aporta la nube pública, dado que te permite aprovisionar recursos computacionales para testear cualquier proyecto casi inmediatamente, podremos aterrizar un ratio de rentabilidad. Tarea nada sencilla.

Por otro lado, jugando a “abogado del diablo”, es clave que entendamos si tu rubro es impactado en el corto o mediano plazo por nuevos competidores, es decir, si existe competencia que de utilizar tecnologías como la nube pueda vender los mismos servicios que tu empresa, pero más rápido o incrementar el nivel de calidad de sus servicios. Este tipo de retos, son los que apuran a miles de empresas a migrar cientos de aplicaciones a la nube que más le aporte valor al negocio.

porque-migrar

¿Por qué migrar a la nube?

Los beneficios de migrar a una Cloud son inmensos. Sus repercusiones se darán tanto en lo económico, como en la optimización de los procesos de las empresas.

Ya hemos demostrado la importancia que la nube o ‘Cloud’ tiene en nuestros días ya sea para temas personales y, sobre todo empresariales. Pero ¿por qué es mejor mudarse hacia la nube? Hoy conoceremos las ventajas, así también el cómo y cuándo migrar a estas redes de almacenamiento y gestión.

Definitivamente el Cloud computing tiene muchísimos puntos a favor que, principalmente, son muy bien aprovechado por empresas e instituciones que desean no solo generar más dinero, sino que también alcanzar un nivel de eficiencia en sus procesos que no gozaban antes.

Ventajas de migrar a la nube

Para descubrir por qué es necesario migrar a la nube, es importante conocer sus ventajas, entre las cuales destacan.

• El bajo costo: las empresas que opten por comprar servidores harán grandes inversiones que podrían resultar en el corto tiempo poco rentables, económicamente hablando. Caso contrario a optar por la nube, donde el gasto sería sustancialmente menor, mostrándose como una opción más que viable.

• Espacio ilimitado: la nube crece de acuerdo al gusto, es decir, si necesita más almacenamiento, velocidad o ancho de banda, estas siempre estarán a disposición de la demanda del cliente.

• Eficiencia: la facilidad de conexión es uno de los factores más resaltantes de la nube o ‘Cloud’, así como el hecho que sus servicios están en constante actualización, las cuales suelen ser automáticas, evitando así los siempre fastidiosos tiempos de espera que sacan de quicio a no pocos usuarios.

• Movilidad: uno de los aspectos más destacables de la nube es que a estas se puede acceder de manera fácil con cualquier dispositivo conectado a Internet.

• Seguridad: el control siempre es importante, y es por ello que sus datos no solo estarán fuertemente respaldados, sino que los códigos de privacidad están resguardados por el proveedor del servicio.

• Respaldo: un buen respaldo de datos es más que importante, por lo que la creación de copias de seguridad es una constante en todos los servicios de Cloud cmpunting.

¿Para qué migrar a la nube?

Esto podría parecer la misma interrogante que la anterior. Sin embargo, lo fundamental de esta pregunta se cimenta en una respuesta muy lógica como sencilla, y es el simple hecho de incrementar los beneficios de la empresa en un periodo de tiempo corto o mediano. Para ello se necesita incrementar tanto la funcionalidad como la eficiencia de los procesos organizacionales.

En ese sentido, es importante recalcar que lo siguiente:

• Disponibilidad: tenemos que ser conscientes que somos muy dependientes de la tecnología en todo ámbito de acción, y el organizacional no es la excepción. En ese sentido, la nube es un sistema que está siempre a disposición del usuario.

• Simplificación: hoy en día el avance informático es tan amplio que en este sector ya se vislumbra una época de madurez. Sin embargo, los sistemas que se crean cada vez son más complejos. Los procesos de la nube, por el contrario, manejan un propio concepto de infraestructura (entendida como hardware, software, middleware, etc.) menos complicado y tienen un control más fiable de su crecimiento.

• Costo laboral: la nube también simplifica las tareas hechas por las personas al encargarse esta del funcionamiento de las aplicaciones, de la adquisición, manutención, administración y evolución de los programas adquiridos. Con esto, las empresas dejan de depender de ciertos perfiles laborales que pasan a ser ocupados por el servicio de Cloud.

• Beneficio económico: antaño, las empresas pagaban por paquetes de servicios de los cuales muchos de estos no llegaban a utilizar. Con las Cloud no sucede esto, ya que se hace la inversión de, solamente, lo que la institución requiere.

Si la empresa crece, entonces pagará más porque se requerirán de mayores recursos que generen más negocios. Pero así también, si deseo reducir escalas, entonces, se pagarán por menos servicios de los que ya se venían utilizando. Esto pude ser no solo una gran inversión, también un ahorro de bienes que pueden ser destinados a otras áreas.

¿Cómo migrar a una Cloud?

Hay una serie de pasos claves para entender el cómo se debe dar la migración hacia la Cloud. Estos son:

• Proyecto: una vez contratado el servicio de nube, se deben ejecutar algunos proyectos para familiarizarse con el sistema, generar involucramiento para tener los conocimientos necesario para el momento que se dé la migración y entender sus beneficios.

• Bases: una vez entendamos el funcionamiento de la Cloud es importante sentar bases como: una zona de contacto (entorno AWS preconfigurado), un centro de excelencia en la nube de AWS, así como un modelo capaz de garantizar la seguridad del almacenamiento.

A tener en cuenta que los servicios migrados a la nube se van a modificar en mayor o menor medida para ajustarse al entorno de esta.

• Migración: la migración debe darse como una IaaS (Infraestructura como servicio), de esa manera los servicios de la empresa serán muy similares al original (antes de la migración). Esto permite también ahorrar esfuerzos durante cambios bruscos en los sistemas que podrían interferir con la operación.

• Reinvención: hecho esto de manera óptima, y con toda la infraestructura, software, aplicaciones y sistemas migrados podemos realizar gestiones para aprovechar la flexibilidad de la AWS para, por ejemplo, acelerar el tiempo de comercialización y promover la innovación.

Asimismo, este modelo permite a las empresas hacer una valoración de cuánto ha madurado la plataforma de la empresa y con ello decidir los servicios y aplicaciones que se van a implementar.

A tener en cuenta que existen ocasiones en las que el cambio es tan profundo que sería preferible rehacer los servicios desde cero. En esos casos, una opción sería migrar a un modelo PaaS (Plataforma como servicio).

• No migrar: por contrario que parezca, es importante saber que todas las aplicaciones que no se vean mayormente afectadas por la migración es mejor no tocarlas, ya que ello implicaría gastos innecesarios al intentar reproducir drivers hechos a medida.

¿Cuándo migrar a una Cloud?

A pesar de que se piense que este proceso puede darse en cualquier momento, lo cierto es que deben cumplirse algunos requisitos para que este cambio se efectúe en el momento adecuado y su impacto no sea tan brusco en la organización.

Lo primero que debes hacer es verificar que tu infraestructura, sistemas, aplicaciones o softwares que planeas migrar hacia la nube se encuentren funcionando en óptimas condiciones, ya que un grave error sería pensar que programas defectuosos o con errores van a mejorar en la nube.

De no solucionar estos inconvenientes antes de la migración, esta podría no solo tomar más tiempo del planeado, sino que podría traer una serie de problemas difíciles de solucionar.

El temor al cambio es un elemento subjetivo, pero muy importante con el que hay que saber lidiar, ya que muchas personas podrían ver en esta migración a la Cloud un peligro para la estabilidad de sus funciones, pero también el dueño o directivo que no asimila la idea tener datos de su empresa fuera de sus dominios y hasta el propio usuario final que no quiere adaptarse a pleno a estas nuevas tecnologías de trabajo.

fundamentos-cloud

Fundamentos Cloud: todo lo que necesitas saber

La Nube es una solución práctica y efectiva para particulares y empresas para almacenar, gestionar datos y aplicaciones desde cualquier parte del mundo.

Internet y las nuevas tecnologías de la información no han llegado para revolucionar, únicamente, las formas en que nos comunicamos y entretenemos, también están cambiando la manera cómo desarrollamos nuestro trabajo. Una gran muestra de esto son los “Clouds” que facilitan a millones de personas el poder acceder a documentos personales como laborales, tan solo necesitando una conexión a red desde cualquier parte del mundo.

¿Qué es una Cloud?

Cloud es, básicamente, lo que conocemos en castellano como la “nube”, un término que sirve para describir una “red mundial de servidores”, los cuales cumplen funciones muy específicas.

La Cloud o nube no tiene una forma física, pues pertenece a una enorme red de servidores conectados en todo el mundo, los cuales funcionan como un solo ecosistema. Su función no es otra que almacenar y administrador datos, entregar servicios, contenidos, así como ejecutar aplicaciones, entre otras propiedades

El gran aporte de la nube es acceder a diversa información, ya no desde un ordenador personal, sino a través de la red desde cualquier dispositivo con conexión a Internet. Esto hace que la información este al alcance de la mano cuando se la necesite.

Para conocer un poco más de dónde se origina el término Cloud para denominar a las nubes de almacenamiento, es preciso remontarnos a mediados de lo años sesentas del siglo pasado, cuando Joseph Carl Robnett Licklider lo acuñó gracias a una peculiar visión del mundo que tenía en ese entonces.

Resulta Robentt Licklider soñaba con que todos los habitantes del planeta pudieran acceder a programas y datos desde cualquier lugar.

Sin embargo, algunos historiadores de la computación sindican a John McCarthy como el padrino de este término, dado que él fue primero el postular a esta rama de la informática como algo de acceso público.

Sea como fuere, lo cierto es que el Cloud computing no pudo comenzar a gestarse recién hasta finales de los años noventas y más aún con la difusión masiva del uso de Internet y la consecuente llegada de tecnologías de banda ancha que hicieron posible el desarrollo y optimización de la nube.

¿Tipos de nube?

El desarrollo de Internet y la llegada de la banda ancha promovieron la realización y perfeccionamiento de la Cloud, dando aparición a diversos tipos que responden a públicos y necesidades específicas.

En ese sentido, podemos destacar cuatro tipos de Clouds: la nube pública, la nube privada, la nube híbrida y la nube comunitaria.

La nube pública

Se basa en que el proveedor del Cloud comparte los recursos de esta de manera abierta a todas las entidades o personas particulares que lo deseen utilizar. Ejemplo claro de esto son Google Engine, Azure de Microsoft o Amazon.

La nube privada

Por su parte, las Cloud privadas consisten en que el proveedor del servicio implementa y administra el sistema para una entidad determinada. Por lo general, las empresas o instituciones estatales que requieren de estas medidas son aquellas que necesitan concentrar en un solo lado todos sus recursos.

La nube híbrida

Este tipo de Cloud recoge aspectos tanto de la pública como de la privada. Este modelo tiene mucho potencial de crecimiento en el mediano plazo. Un buen ejemplo de nube mixta lo ofrece Openstack.

La nube comunitaria

La Cloud comunitaria se caracteriza por ser una red que tan solo comparte recursos entre instituciones con objetivos similares. Estas son gestionadas por las propias organizaciones o por terceros. El ejemplo más claro de esto son los organismos del Estado.

Modalidades de Cloud

Pero, para las organizaciones que brindan servicios de nube, existen una serie de ofertas que están amoldadas de acuerdo a necesidades particulares de cada cliente, entre los cuales destacan tres.

Plataforma como Servicio (PaaS)>

La PaaS es un servicio de Cloud que facilita la construcción de aplicaciones, tales como entornos de programación, base de datos, servicios de inteligencia empresarial, entre oros.

La PaaS tiene entre sus ventajas: reducir el tiempo de programación, aumenta la funcionabilidad de desarrollo sin necesidad de agregar personal, desarrolla plataformas con facilidad, usa herramientas a un precio accesible, administra eficientemente el ciclo de vida de las aplicaciones.

Infraestructura como Servicio (IaaS)

En las IaaS, el usuario se encarga de construir las aplicaciones que necesita, ya que el proveedor solo ofrece capacidad de almacenamiento.

Los recursos que ofrece la IaaS son de forma separada, tan solo se requiere alquilar un servicio en particular durante el tiempo que el cliente lo requiera. Un ejemplo de este tipo de negocio es Azure de Microsoft.

Entre las ventajas de la IaaS destacan el reducir los costos, permite a las organizaciones dedicarse a una actividad en particular, no necesita actualizar el software ni hardware porque el proveedor garantiza que la infraestructura sea confiable, ofrece mayor seguridad que otros servicios.

Software como Servicio (SaaS)

La SaaS son sistemas donde los usuarios se encuentran con todas las herramientas para implementar los procesos requeridos de la empresa.

El acceso a esta Cloud se da por medio de Internet. El ejemplo claro de esto son servicios como las herramientas de ofimática (tipo Microsoft Office 365), el correo electrónico y el calendario.

El modelo de negocio de las SaaS es el pago por uso. La conexión a la SaaS es a través de un explorador web.

Los datos de las aplicaciones, software y middleware son manejados y administrados por el proveedor del servicio.