Los beneficios de migrar a una Cloud son inmensos. Sus repercusiones se darán tanto en lo económico, como en la optimización de los procesos de las empresas.

Ya hemos demostrado la importancia que la nube o ‘Cloud’ tiene en nuestros días ya sea para temas personales y, sobre todo empresariales. Pero ¿por qué es mejor mudarse hacia la nube? Hoy conoceremos las ventajas, así también el cómo y cuándo migrar a estas redes de almacenamiento y gestión.

Definitivamente el Cloud computing tiene muchísimos puntos a favor que, principalmente, son muy bien aprovechado por empresas e instituciones que desean no solo generar más dinero, sino que también alcanzar un nivel de eficiencia en sus procesos que no gozaban antes.

Ventajas de migrar a la nube

Para descubrir por qué es necesario migrar a la nube, es importante conocer sus ventajas, entre las cuales destacan.

• El bajo costo: las empresas que opten por comprar servidores harán grandes inversiones que podrían resultar en el corto tiempo poco rentables, económicamente hablando. Caso contrario a optar por la nube, donde el gasto sería sustancialmente menor, mostrándose como una opción más que viable.

• Espacio ilimitado: la nube crece de acuerdo al gusto, es decir, si necesita más almacenamiento, velocidad o ancho de banda, estas siempre estarán a disposición de la demanda del cliente.

• Eficiencia: la facilidad de conexión es uno de los factores más resaltantes de la nube o ‘Cloud’, así como el hecho que sus servicios están en constante actualización, las cuales suelen ser automáticas, evitando así los siempre fastidiosos tiempos de espera que sacan de quicio a no pocos usuarios.

• Movilidad: uno de los aspectos más destacables de la nube es que a estas se puede acceder de manera fácil con cualquier dispositivo conectado a Internet.

• Seguridad: el control siempre es importante, y es por ello que sus datos no solo estarán fuertemente respaldados, sino que los códigos de privacidad están resguardados por el proveedor del servicio.

• Respaldo: un buen respaldo de datos es más que importante, por lo que la creación de copias de seguridad es una constante en todos los servicios de Cloud cmpunting.

¿Para qué migrar a la nube?

Esto podría parecer la misma interrogante que la anterior. Sin embargo, lo fundamental de esta pregunta se cimenta en una respuesta muy lógica como sencilla, y es el simple hecho de incrementar los beneficios de la empresa en un periodo de tiempo corto o mediano. Para ello se necesita incrementar tanto la funcionalidad como la eficiencia de los procesos organizacionales.

En ese sentido, es importante recalcar que lo siguiente:

• Disponibilidad: tenemos que ser conscientes que somos muy dependientes de la tecnología en todo ámbito de acción, y el organizacional no es la excepción. En ese sentido, la nube es un sistema que está siempre a disposición del usuario.

• Simplificación: hoy en día el avance informático es tan amplio que en este sector ya se vislumbra una época de madurez. Sin embargo, los sistemas que se crean cada vez son más complejos. Los procesos de la nube, por el contrario, manejan un propio concepto de infraestructura (entendida como hardware, software, middleware, etc.) menos complicado y tienen un control más fiable de su crecimiento.

• Costo laboral: la nube también simplifica las tareas hechas por las personas al encargarse esta del funcionamiento de las aplicaciones, de la adquisición, manutención, administración y evolución de los programas adquiridos. Con esto, las empresas dejan de depender de ciertos perfiles laborales que pasan a ser ocupados por el servicio de Cloud.

• Beneficio económico: antaño, las empresas pagaban por paquetes de servicios de los cuales muchos de estos no llegaban a utilizar. Con las Cloud no sucede esto, ya que se hace la inversión de, solamente, lo que la institución requiere.

Si la empresa crece, entonces pagará más porque se requerirán de mayores recursos que generen más negocios. Pero así también, si deseo reducir escalas, entonces, se pagarán por menos servicios de los que ya se venían utilizando. Esto pude ser no solo una gran inversión, también un ahorro de bienes que pueden ser destinados a otras áreas.

¿Cómo migrar a una Cloud?

Hay una serie de pasos claves para entender el cómo se debe dar la migración hacia la Cloud. Estos son:

• Proyecto: una vez contratado el servicio de nube, se deben ejecutar algunos proyectos para familiarizarse con el sistema, generar involucramiento para tener los conocimientos necesario para el momento que se dé la migración y entender sus beneficios.

• Bases: una vez entendamos el funcionamiento de la Cloud es importante sentar bases como: una zona de contacto (entorno AWS preconfigurado), un centro de excelencia en la nube de AWS, así como un modelo capaz de garantizar la seguridad del almacenamiento.

A tener en cuenta que los servicios migrados a la nube se van a modificar en mayor o menor medida para ajustarse al entorno de esta.

• Migración: la migración debe darse como una IaaS (Infraestructura como servicio), de esa manera los servicios de la empresa serán muy similares al original (antes de la migración). Esto permite también ahorrar esfuerzos durante cambios bruscos en los sistemas que podrían interferir con la operación.

• Reinvención: hecho esto de manera óptima, y con toda la infraestructura, software, aplicaciones y sistemas migrados podemos realizar gestiones para aprovechar la flexibilidad de la AWS para, por ejemplo, acelerar el tiempo de comercialización y promover la innovación.

Asimismo, este modelo permite a las empresas hacer una valoración de cuánto ha madurado la plataforma de la empresa y con ello decidir los servicios y aplicaciones que se van a implementar.

A tener en cuenta que existen ocasiones en las que el cambio es tan profundo que sería preferible rehacer los servicios desde cero. En esos casos, una opción sería migrar a un modelo PaaS (Plataforma como servicio).

• No migrar: por contrario que parezca, es importante saber que todas las aplicaciones que no se vean mayormente afectadas por la migración es mejor no tocarlas, ya que ello implicaría gastos innecesarios al intentar reproducir drivers hechos a medida.

¿Cuándo migrar a una Cloud?

A pesar de que se piense que este proceso puede darse en cualquier momento, lo cierto es que deben cumplirse algunos requisitos para que este cambio se efectúe en el momento adecuado y su impacto no sea tan brusco en la organización.

Lo primero que debes hacer es verificar que tu infraestructura, sistemas, aplicaciones o softwares que planeas migrar hacia la nube se encuentren funcionando en óptimas condiciones, ya que un grave error sería pensar que programas defectuosos o con errores van a mejorar en la nube.

De no solucionar estos inconvenientes antes de la migración, esta podría no solo tomar más tiempo del planeado, sino que podría traer una serie de problemas difíciles de solucionar.

El temor al cambio es un elemento subjetivo, pero muy importante con el que hay que saber lidiar, ya que muchas personas podrían ver en esta migración a la Cloud un peligro para la estabilidad de sus funciones, pero también el dueño o directivo que no asimila la idea tener datos de su empresa fuera de sus dominios y hasta el propio usuario final que no quiere adaptarse a pleno a estas nuevas tecnologías de trabajo.

Categorías: